Un trago / una risa

 

La mujer sordomuda chilla una voz inaudita a su micrófono piruleta.

Está en la montaña rusa, al lado de la neblina.

(Sus atercipelados labios volcán, cambian el color del aire.)

 

Me lancé hacia ella, con dulces y (flores?). Simplemente porque…

 

¿Qué puedo darle? ¿Tengo que hacerlo?

Y ¿Cómo tengo que explicar todo ---

  en palabras?

 

En mi estanque

La sangre de las ondas de memoria rompe en mis pensamientos

medio desolados, medio emocionados.

En mi cama,

anguilas y pulpos entreabiertos se ríen,

windsurfistas casi se ahogan.

(Pero tú los guardas cada vez.)

 

¿Voy a perder la cara, los senos, el gusto y el olfato?

 

No quiero los mejores

sólo los medios.

Quiero estar seguro de que eras humana.

 

En el segundo cajón de la antigua cómoda,

hay una foto.

Quiero quemarla, pero tú no vales mi fuego.

 

Si alguna vez piensas en mí, recuerda una cosa:

Nuestro acuerdo ya terminó, y con sus otros tres sentidos yo no estaría.

Con tu sonrisa alpina estarías sin ti dentro de mí.

 

Dor Mizrahi, SM ’16